Noticias

 


Asesoría Jurídica

Plan de Pensiones

Asistencia Sanitaria .Antares

Organizaciones Provinciales

Inicio de sesión de usuario

Distribuir

Pensión de Jubilación.(25-02-2008)

La mayoría de los trabajadores nos jubilamos cuando cumplimos la edad mínima para hacerlo, sin analizar si nos interesa, o no, atrasar nuestra jubilación uno o dos años.


Sin embargo, en ciertas situaciones, y siempre que el trabajador se lo pueda permitir (porque dispone de un plan pensiones o de cierta cantidad ahorrada), atrasar la jubilación puede mejorar sustancialmente la pensión del trabajador y compensar el año en que se deja de percibir la misma.

Aunque la mayoría de los trabajadores prefieren jubilarse lo antes posible, no queremos dejar pasar la oportunidad de hacer una reflexión sobre dicho tema, planteando dos casos en los que podría ser interesante, con ciertas condiciones, atrasar la jubilación:

La primera es cuando, por esperar un año, el trabajador ve reducido el coeficiente reductor que le aplica la Seguridad Social en el cálculo de su pensión de jubilación anticipada. Este coeficiente se aplica en función de los años cotizados y actualmente es el siguiente:

Entre 30 y 34 años ⇒ 7,5% anual Entre 38 y 39 años ⇒ 6,5% anual
Entre 35 y 37 años ⇒ 7,0 % anual 40 años ó más ⇒ 6,0% anual

Así, un trabajador de 61 años, con 34 cotizados, verá reducida su pensión de jubilación un 30% (4 años x 7,5%), mientras que si espera al año siguiente, al tener 35 años cotizados, verá reducida su pensión de jubilación sólo un 21% (3 años x 7%).

Para ver si económicamente le interesa aplazar su jubilación, el trabajador deberá comparar el coste que le supone el aplazamiento y el beneficio que obtiene del mismo. Siguiendo con el ejemplo anterior:

Coste del Aplazamiento: dejar de percibir la pensión de la Seguridad Social durante un año. En este caso, si estaba cotizando por la base máxima, supondría alrededor de 24.600 € (4,1 millones de ptas). Además, deberá soportar a su costa el 50% ó el 100% del Convenio de la Seguridad Social (dependiendo del programa de desvinculación al que se acogiera): aproximadamente de 4.900 a 9.800 € (de 800.000 pta a un 1.600.000 pta.).

Beneficio del aplazamiento: Al pasar la pensión del 70% al 79%, el trabajador ve incrementada su pensión en aproximadamente 3.300€ anuales (550.000 ptas), por lo que tarda aproximadamente de 9 a 10 años en recuperar la "inversión" efectuada.

El segundo caso sería el de aquellos trabajadores mutualistas, es decir, los que cotizaron antes del 1/1/1967, provenientes de los programas de desvinculación no acogidos a un expediente de regulación de empleo. Actualmente, y con la última modificación de la normativa de la Seguridad Social, todos ellos pueden jubilarse anticipadamente a los 61 años con coeficientes inferiores al 8% si llevan más de 30 años cotizados y perciben de la empresa una cierta cantidad en los dos años anteriores a su jubilación.

Así, un trabajador mutualista de 61 años y 40 años cotizados, puede ver reducida su pensión un 6% anual por cada año que le falte hasta los 65, en lugar del 8% que le aplicarían a los 60 años, por lo que el beneficio es evidente (pasaría de una pensión del 60% a una pensión del 76%).


Además, el trabajador deberá considerar, entre otros, los siguientes factores:

Situación familiar: Naturalmente el riesgo de la inversión (fallecer prematuramente) no es el mismo para un trabajador cuya familia depende económicamente de él, que uno soltero, cuyo riesgo prácticamente es nulo, ya que se asegura una mayor pensión de por vida, siendo los familiares de segundo grado los que dejarían de percibir la inversión realizada si el trabajador falleciese prematuramente.

Sexo: Actualmente la esperanza de vida para un varón español de 60 años es de 20 años. En el caso de las mujeres, la esperanza de vida se incrementa en 5 ó 6 años.

Salud: Obviamente, cuanto peor sea la salud del trabajador, menos interesa aplazar la jubilación.

Pensión máxima: Actualmente la pensión máxima es de 33.383€ anuales (5.550.000 ptas). Si el trabajador percibe otras pensiones, por haber cotizado en otros regímenes de la Seguridad Social o por viudedad, las pensiones se suman, y si superan dicha cantidad, el exceso se pierde.

Revalorización de pensiones: la pensión se revaloriza a primeros de año según el IPC previsto. Este incremento, sin embargo, sólo se aplica a las pensiones causadas con anterioridad a 1 de enero, por lo que se pierde esperando al nuevo año natural.

Finalmente, destacar dos puntos importantes:

  • Si un trabajador pospone su jubilación un año y tiene plan de pensiones, le interesará recuperarlo ese año -al menos una parte importante del mismo-, incluso aunque no lo necesite, ya que tributará por él bastante menos que si lo recupera en años posteriores (porque en dicho año sus ingresos son mucho menores).

  • Si el trabajador piensa jubilarse a los 65 años y está cotizando por la base máxima, es muy probable que le interese jubilarse a los 64 años, ya que en ambos casos la pensión que le quedará será prácticamente la misma (la pensión máxima actualmente en vigor, 33.383€, es un 10% inferior a la base de cotización máxima).


Por último, recordad que para cualquier duda sobre estos temas o cualquier otro de índole económica (fiscal, planes de pensiones, etc.), os podéis dirigir a la asesoría que el sindicato ha puesto a disposición de todos los afiliados los martes y jueves de 4 a 7 de la tarde (teléfono: 977.29.50.26)

* En los dos años anteriores a la jubilación, la empresa debe haber pagado, en cómputo global, una cantidad al menos igual a la suma de la prestación de empleo que le hubiese correspondido en caso de haber tenido derecho a la misma, más el importe del convenio especial que hubiese suscrito al prejubilarse, o en su defecto el máximo existente en dicho momento. Dicha cantidad debe cumplirla en el momento de la jubilación efectiva.

Negociación Convenio-ERE 2011-2013

Comité Intercentros

Calendarios

Participa

 


La Bolsa

Conecta con el Sindicato